Mi bote del tiempo

El otro día al pasar por la puerta de una antigua papelería cerca de casa, su olor me transportó de repente a la entrañable época del cole. Entonces se me ocurrió una idea… ¿y si meto en un bote aquéllas cosas que usábamos de pequeños en el colegio?

pancete

Me apresuré, y cuando llegué a casa cogí un bote hermético, y metí en su interior plastilina JOVI, ceras Plastidecor (incluida la de “color carne”), un borrador Milán, viruta de un lápiz Staedtler (los de franjas amarillas y negras), un sacapuntas, trozos de folio A4, media tiza, trocitos de hoja milimetrada…

 

El sentido del olfato es capaz de evocarnos recuerdos como ningún otro. Y la verdad es que cuando alguien destapa el bote, te impregna de olores de antaño que te hacen recordad los buenos ratos de patio con el bocata.

Y tú, qué meterías en tu bote del tiempo. Deja tu comentario a continuación

 

Deja un comentario